[OPINIÓN] ¿Nos estamos volviendo una sociedad más introvertida? 


 

Por Roberto León G.
Profesor de Inglés / Traductor

 

Hoy hablaré de un problema que nos afecta a diario: La introversión. Para comenzar, mucho antes uno solía divertirse conversando o jugando cara a cara con su amigo, si uno tenía un problema se le contaba a un familiar o a un cercano que te escuchaba y consolaba, con buenos o consejos o máximo con un abrazo, pero actualmente todo eso se ha perdido gracias a una cosa que se ha apoderado de todos y nos controla diariamente: La Internet.

 

Está bien que se usen las redes sociales para contactarse con amigos o familiares que estén viviendo en otros países u otras ciudades, pero todo debería hacerse moderadamente.”

 

Actualmente todos poseemos alguna cuenta en una red social (Facebook, Instagram o WhatsApp) y se puede ver a muchas personas en la calle o en transporte público con el celular o, como yo le nombré, con “el juguete más completo para todas las edades”, mirando sus mensajes o algún video sin hacer contacto visual a su alrededor. Y por más increíble que suene, hasta grupos de amigos que están reunidos en restoranes o en los almuerzos familiares están todos usando su celular y nadie se dice ni una sola palabra, salvo el sonido de tecleo más un silencio que, para algunos es cómodo, e incómodo para otros.

¿Qué nos ha pasado? Estamos todos tan encapsulados en nuestra burbuja que con solo un aparato nos sentimos satisfechos y decimos por ejemplo: “Tengo amigos en Instagram”. Pero ¿dónde está el tacto o la presencia física de aquellas personas? Aquello es tan preocupante, que lo más probable es que a futuro vayamos perdiendo totalmente la capacidad del habla, debido a tanto silencio y nadie ve la cara de las personas o lo que pasa a su alrededor.

Nos estamos volviendo más tímidos que nunca. Quizás los colegios médicos la cataloguen como una especie de síndrome: El SMT, Síndrome Mundial de Timidez.

Es cierto una cosa: La tecnología ha avanzado a pasos agigantados haciendo que todo sea más rápido y ¿por qué no? más preciso. Por poner un ejemplo: Antes uno no podía avisar que estaba en tal sitio y que llegaría a tal hora, pero ya se resolvió gracias a la aplicación WhatsApp o GoogleMaps. Está bien que se usen las redes sociales para contactarse con amigos o familiares que estén viviendo en otros países u otras ciudades, pero todo debería hacerse moderadamente. Al juntarnos con amigos o en el trabajo, dejemos en silencio o apaguemos nuestros celulares para volver a sentir el contacto presencial, escuchar las voces de la gente que nos rodea, compartamos tiempo que será valioso, sentir que a uno le escuchan o ponen atención viéndonos a los ojos, ya que existe un famoso dicho: Los ojos son el espejo del alma.

Ya es hora que aprendamos a tener autodominio y no dejar que la tecnología nos domine por completo. Nosotros como personas somos más inteligentes que las máquinas, no nos dejemos vencer por ella y aprovechemos la hermosa habilidad oral que nos han inculcado desde nuestra niñez. No la desperdiciemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.