[OPINIÓN] Ni tan Lejos, ni tan cerca…

 


 

 

Por Marcio Villouta A. @marcio_villouta 
Ingeniero Forestal

 

Desde que nuestra Región de Aysén comenzó a ser colonizada por compatriotas venidos, en gran medida, desde Chiloé en los albores del 1900; cuando en nuestro país gobernaba el Presidente German Riesco y se iniciaban los arriendos de grandes estancias con fines ganaderos; el tema de la lejanía y accesibilidad al territorio ha sido un tema del todo relevante. Ha pasado más de un centenar de años y aun mantenemos la demanda por conectividad y vinculación con el territorio, para algunos resulta ser un imperativo que permite generar desarrollo y trabajo, para otros solo es la necesidad de sentirse escuchados y considerados como parte del territorio nacional, con los mismos derechos y posibilidades.

…la elaboración de escenarios futuros para nuestra región facilitará los trabajos de planificación estratégica y posibilitará que la generación de políticas regionales realmente impulsen, por una parte, el desarrollo, pero ¡no cualquier desarrollo!, sino un desarrollo sustentable que además de ser inclusivo profundice la descentralización».

En este aspecto, durante todos estos años, se han logrado ver esfuerzos en el proceso de mejorar la conectividad, primero fue desde el aire y el agua como se lograba entrar y salir desde la Trapananda, y entonces eran los aeródromos, puertos fluviales y marítimos los que permitían el traslado de nuestras materias primas y de los mismos habitantes, pero con el pasar del tiempo fueron los caminos secundarios y la carretera austral con sus cerca de mil kilómetros desde Puerto Montt, los cuales han centrado los esfuerzos para facilitar la conectividad.

En estos tiempos, cuando como patagones nos limitamos a recordar nuestro pasado y a la vez nos mantenemos tranquilos con nuestro presente, es importante avivar la inquietud de ver más allá de lo tradicional. Debemos utilizar herramientas en el proceso de planificación y trabajo que posibiliten vislumbrar el futuro, de estas herramientas me parece que la prospectiva es un método que conceptualmente permite en base al análisis de lo actual y las condiciones imperantes, facilitar adelantarse en el tiempo y entrever lo que sucederá más allá del hoy. Se trata de saber que hacemos o dejamos de hacer en el ámbito de la conectividad austral. Y es que existen tareas que vienen realizándose de la misma forma hace 40 años y creo que llegó el momento en que esta tarea, tan extensa y que requiere una gran inversión, cambie el ritmo y la forma de trabajo que se ha venido desarrollando y replantear el curso habitual.

Es relevante que estas inversiones de muy largo plazo sean analizadas bajo la lupa de la prospectiva, que nos permite hacer una reflexión sobre el futuro que queremos y definir las acciones que debemos implementar para que este futuro se concrete,  y lo haga al menor plazo posible. Este cambio de ritmo es una aceleración en el ámbito técnico, económico y social, donde se requiere de visión de largo plazo y contemplar los factores de inercia relacionados con las estructuras de poder y con los comportamientos, en una frase este desafío nos “exige sembrar hoy para cosechar mañana”.

Sin duda, la elaboración de escenarios futuros para nuestra región facilitará los trabajos de planificación estratégica y posibilitará que la generación de políticas regionales realmente impulsen, por una parte, el desarrollo, pero ¡no cualquier desarrollo!, sino un desarrollo sustentable que además de ser inclusivo profundice la descentralización. Esto último es de gran relevancia para el futuro de nuestra Patagonia, donde por décadas hemos visto cómo se siguen evaluando las inversiones en base al número de personas que resultan beneficiadas directamente y no con la precaución de agilizar los escenarios de desarrollo de la región. De no cambiar seguramente seguiremos estando “ni tan lejos, ni tan cerca” del desarrollo que todos esperamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.