Cuando Aysén también es Chile

Preguntamos a autoridades y vecinos, a trabajadores y dirigentes, a parlamentarios y religiosos. Algunos no contestaron, otros si reflexionaron y nos entregaron una aproximación de la visión local sobre el sentido de esta celebración en un territorio que aún no llega al centenario.  

Por Claudio Díaz P.
Fotos: Agencia Imágenes de la Patagonia y Archivo EPD.

 

Aracely Leuquén, coordinadora Programa Bicentenario en la Región de Aysén: Conectividad y oportunidades en Educación

   “El 2010 se recordará como un año donde se concretan importantes avances y se realizan valiosos anuncios para Aysén, de los cuales destaca la Conectividad Regional. Unir a Chile con Chile, conectando finalmente a Aysén con Los Lagos. Anuncios que son una prioridad para el Presidente Piñera en el marco de las celebraciones del Bicentenario, por ser un anuncio que nos proyecta de una manera distinta desde lo económico, lo social y lo productivo. Un camino real hacia las oportunidades.

   Del mismo modo, y en el marco de la Gira Bicentenario a la zona, el Presidente Piñera demuestra su preocupación por las regiones extremas, y llega a la región anunciando mejoras al sistema de becas para nuestros jóvenes, lo que viene a cumplir con un anhelado sueño para las familias de nuestra región, que ven a la educación como la única forma de superar la pobreza y la vulnerabilidad social.

    Conectividad y condiciones para la educación superior, son una inversión que nos permiten pensar en que la única manera de lograr mayor desarrollo, es apostando por la construcción de capital humano. Ese es el sentido del Bicentenario, reconocer lo que somos y lo que queremos ser.

Pilar Cuevas, intendenta de Aysén: “El Bicentenario nos puso a prueba”

   “Esta celebración de los 200 años de nuestro país tiene un gran sentido unitario, y precisamente ha sido un Bicentenario que ha estado marcado por eventos adversos que han puesto a prueba el temple y la unidad nacional: el terremoto, el tsunami, la nevazón en Coyhaique, el accidente de los mineros, han sido eventos que nos han golpeado, pero que nos han permitido trabajar unidos y salir adelante; ese es el espíritu que queremos mantener”.

 

Senador Patricio Walker (DC): Aislados en el siglo XXI

  “Esta es una fecha para celebrar  el cumpleaños de nuestro país y todo lo que hemos logrado en estos doscientos años. Una fiesta que se ve acrecentada por las noticias alentadoras que recibimos de los mineros hace unas semanas, pero que va a cargar con el peso de los 32 mapuches que están con riesgo vital por estar en huelga de hambre.”

   Con respecto a la región, claramente Chile está en deuda con Aysén. En estos 200 años hemos visto como ha crecido nuestro país económicamente. En Santiago se ve mucho desarrollo, muchos edificios, carreteras y acá ni siquiera estamos conectados por vía terrestre con la décima región, viviendo en un aislamiento que pareciera no ser del siglo XXI. No existe una oferta universitaria que absorba la demanda de la gente, el costo de la vida es muy caro y hay pocos especialistas en los hospitales.  esos son algunos de los problemas que se viven en Aysén y que el resto del país desconoce”.

Alejandro Cornejo Barrales, presidente de la  Multigremial Aysén: El desarrollo que queremos

   “Nosotros estamos como todo Chile, contentos porque la Patria esta de cumpleaños y lo celebraremos como el que más, pero también cuando miramos, que hemos logrado como región en nuestros 100 años, nos preocupamos y no queremos que en 100 años más los futuros habitantes de Aysén, digan: ‘mira lo que hicieron estos hombres y mujeres cuando cumplíamos 200 años’. Por eso estamos preocupados por el desarrollo de Aysén, un desarrollo armónico y sustentable en lo económico, en lo ambiental y en lo social”.

Luis Infanti De la Mora, obispo vicario apostólico de Aysén: Defender el patrimonio

   “El Bicentenario que celebra Chile este año se refiere a la Independencia de la Nación. Aysén participa de la vida nacional hace apenas 100 años. En 1810, en Aysén existía un valioso patrimonio: su población indígena, hoy desaparecida. Ya esto nos debería hacer reflexionar, pues la llegada del ‘hombre blanco’ hizo desaparecer a los habitantes originarios de la Patagonia.

   En estos últimos 100 años el desarrollo de nuestra región ha ido creciendo progresivamente, hasta llegar a la actual modernización. Hoy tenemos más conciencia del valor de la independencia, de poderes ajenos a nuestra vida nacional, pero percibo también, en la práctica, una mayor debilidad en depender económica y políticamente de poderes transnacionales, que se están adueñando del mejor patrimonio de nuestra región: su tierra, sus aguas, sus minerales…

   Entonces será urgente preguntarnos: ¿En qué hechos y situaciones somos hoy libres, independientes, soberanos? Celebrar el Bicentenario, ¿es sólo recordar un hecho histórico, valiente y heroico, de 200 años atrás? ¿O no será también reeditar la valentía y el heroísmo de los padres de la Patria, para luchar por la independencia, hoy? ¿Qué caminos pacíficos y democráticos nos pueden ayudar a ser más responsables y comprometidos para que no desaparezca el actual patrimonio de Aysén, como desapareció el patrimonio de 200 años atrás (tehuelches y alacalufes)?
   Las respuestas están en nuestras manos y en la historia que construiremos, día a día, organizada y sabiamente”.

Miriam Chible Contreras, empresaria gastronómica de Coyhaique: Unión latinoamericana

   “Yo nací en Coyhaique y provengo de una familia que se asentó en esta tierra cuando recién estaba siendo incorporada al territorio nacional. Y desde pequeña me enseñaron mis padres el valor de la tolerancia, del respeto entre todos quienes conformamos la comunidad, igual que en la naturaleza donde todos los elementos son importantes. Que entre todos construimos región, porque cuando no se consideran esas voces distintas la región y el país pierden demasiado. Lo mismo que en la educación, que en el fondo un país sin igualdad de oportunidades para que todos los niños y niñas se eduquen al máximo de sus capacidades, es una pérdida irreparable. Y en eso, además de la convicción que tengo de la necesidad de cuidar la maravilla que es Aysén, que es nuestra gente, siempre he soñado en un objetivo final que es la unión latinoamericana, con los pueblos hermanos.  Tenemos un origen común y es un desperdicio no aprovechar esto para bien de nuestros pueblos. Y en lo productivo, por cierto, apuesto en el desarrollo económico local y no en las grandes industrias concentradoras de la economía.  Eso deseo en este Bicentenario para sentirme más orgullosa de mi país y mi región”.

 

Julio López, presidente regional de Aysén: Duelo y deudas

   «Llevamos 200 años escapando de nuestra propia historia. Tenemos miedo de reconocernos como lo que somos, mestizos subyugados por mestizos. Las 20 y tantas veces que en estos 200 años el Ejército ha salido a la calle a masacrar al pueblo de Chile son una muestra de eso: levantamos monumentos y memorizamos la historia oficial por las guerras que hemos librado con nuestros vecinos, pero ni si quiera queremos que nos hablen de las veces que nos hemos matado entre nosotros: «Siempre Vencedor, Jamás Vencido», una dura lección para el pueblo. En este Bicentenario, son más las deudas con nuestra propia y verdadera historia que las verdades que podemos enarbolar. Van a celebrar los que se creen parte de la historia oficial, pero los que nos sentimos parte de la historia de los vencidos, la que no se ha contado, estaremos de duelo».

Joaquín Real, presidente de Corporación Aysén por Aysén: “Queremos más que anuncios”

   “Son muchos los temas que preocupan a la gente de Aysén Por Aysén, en relación a su desarrollo. Entre estos figura la conexión definitiva vía terrestre con Puerto Montt. Se ha conocido la decisión del MOP para conectar definitivamente la Región de Aysén con Puerto Montt. Nos parece un muy esperanzador anuncio, si el propósito se convierte en realidad y no sucede como anuncios de anteriores gobiernos que quedaron sólo en eso.

   Nos preocupa que por ahora se pretenda conseguir esta unión con un tráfico bi-modal, es decir, por tierra y por mar. Más que nada, por que estas soluciones provisorias generalmente son para siempre. Por otro lado, se hace necesario el pronunciamiento del Presidente de la República, pues sólo la “prioridad presidencial” asegurará la construcción de este camino.

   No olvidemos que la sola construcción de esta obra asegurará el tráfico continuo por territorio chileno, ayuda al poblamiento de tierras que hoy son inaccesibles, aumenta las posibilidades de desarrollar el turismo, dará salida a muchas familias que hoy están aisladas, y servirá para no depender de otras alternativas caras y /o engorrosas, entre otras. Esperamos que se defina un cronograma que nos permita monitorear el cumplimiento de esta idea, que anhelamos se haga realidad”.

Opinan en la calle

Gustavo López:

“Se siente orgullo de estar celebrando esto en la región, siendo Patagón, siendo nacido y criado acá”

Brain Naser:

“El poder tener distintas muestras artísticas, culturales, como parte de un Bicentenario es algo muy atractivo y positivo para la región, ojalá se repliquen en otras fechas”.

 

Andrés Contreras:

“Se vive con harta chilenidad con todo lo que eso conlleva. Con la picardía, con el humor, con todas esas cosas”

Ana Santana:

“Se ve que hay harto movimiento que la gente está bien entusiasta. Es algo que no vamos a volver a vivir nosotros”

Un comentario sobre “Cuando Aysén también es Chile

  • el 20 septiembre, 2010 a las 15:24
    Permalink

    Todos los comentarios tienen algo o mucho de verdad, pero lo que está claro, es que Chile, está en deuda con Aysén. Quizas si miráramos prospectivamente el tercer bicentenario, nuestros tataranietos verán un Aysén como parte totalmente integrada al Chile, que hoy, quisiéramos ver, pero, que a pesar del esfuerzo y trabajo de muchos, se ve aún lejano.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.