Crónica “Después D” – Miércoles 6 de abril de 2011

¿Quién soy, quién es usted?

Por Claudio Díaz Peña

Escucha el programa Después D – Miércoles 6 de abril 2011

Le ha ocurrido que saluda a alguien y no sabe quién es, o comienza a conversar con una persona y no recuerda de dónde la conoce, pese a que está con ella cara a cara.

Bueno en casos extremos podría tratarse de la Prosopagnosia, definida como la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás.

En otras palabras, es un trastorno neurológico en que aunque se puede ver un rostro conocido o familiar no es posible reconocerlo, alguien afectado por la Prosopagnosia pueden reconocer las partes constitutivas del rostro (nariz, labios, ojos) y aunque recuerde a sus amigos o familiares, no puede identificar sus rostros. Se estima que el 2.5 % de la población padece la enfermedad.

Pero la Prosopagnosia, no sólo se vive como un trastorno neurológico personal, también podríamos decir que se vive como sociedad, cuando desarrollamos la incapacidad de reconocernos a nosotros mismos, como país, como nación, pese a que nos vemos todos los días del año, reflejados a través de los medios de comunicación, a través de las encuestas, a partir de lo que vamos definiendo como país, no sabemos qué constituye la característica esencial de nuestra territorialidad, lo que nos define como chilenos o más particularmente como ayseninos…

Recientemente, el MIT el Instituto de Tecnología de Massachuset ha estado explorando cómo resolver la incapacidad selectiva de reconocer un rostro, pues se trata de avanzar en el conocimiento de los mecanismos que provoca la Prosopagnosis, y ayudarse de la próxima generación de computadoras, programas de software y el desarrollo de la biotecnología para evitar este padecimiento y que un individuo afectado logre identificar a personas conocidas con mayor efectividad.

Sin duda que auto-reconocernos es un tema que se relaciona con construir experiencia a partir del pasado, construir memoria para aprender, para recordar quiénes realmente hemos sido hasta ahora, saber qué es lo importante para darle sentido al presente y al futuro, comprender nuestro rol, reinventarnos.

De otra manera, significa que como personas y como país estaríamos sólo acumulamos recuerdos o episodios fragmentarios de lo que hemos vivido, sin incluir una necesaria asociación que nos ilumine en esa extraordinaria capacidad de reconocer nuestra identidad… sin la capacidad de auto-reconocernos, sin forjar una memoria, estamos a medio camino entre la verdad y la fantasía…

De lunes a viernes, de 14 a 15 horas, por  www.radioventisqueros.cl/radio_online.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.