COLUMNA EPD: “Una salida de madre… patria!”

 Mientras en Europa, intentan salvar la imagen de los políticos y el establishment se rebaja dietas, sueldos y viáticos, en Chile piensan en gastar un millón de dólares para construir un nuevo comedor para los “honorables”; mientras los ciudadanos del viejo continente piden elevar el estándar de la política y el rol de los servidores públicos, la alcaldesa de Molina, acá en Chile, se asigna un subsidio para la vivienda y ayer la esposa del gobernador de Colchagua hace lo propio.

 

Por Jorge Díaz Guzmán (*)
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

 

Una Diputada marcada por su apellido”, titula hoy el diario El País de España, a propósito de los dichos de la integrante del Congreso Hispano, Andrea Fabra, del Partido Popular (PP), quien exclamó: “¡que se jodan!”, refiriéndose a los cesantes españoles, a los cuales se les está rebajando el seguro de desempleo.

Por esta expresión, en medio del debate por el ajuste económico, que el gobierno de Rajoy está implementando para enfrentar la crisis financiera por la que atraviesa la economía española, se está pidiendo la renuncia de la parlamentaria.  “Andrea Fabra debe abandonar su escaño. No es digna de representar a los ciudadanos”, señaló la bancada del partido socialista español, y diversas organizaciones ciudadanas hispanas.

En nuestro país la senadora Ena Von Baer “amenazó” a los parlamentarios de la oposición con que daría a conocer sus direcciones, para que los trabajadores los “funaran“, si no aprobaban la propuesta del sueldo mínimo de $193 mil que propone el gobierno.

Luego que la senadora UDI fuera criticada por sus dichos, por parte del  ministro vocero Andrés Chadwick, militante de su propio partido, Von Baer se desdijo, argumentando que la habían “traicionado sus genes alemanes”. Y hoy señaló que “a los alemanes a veces las ironías no nos resultan, o no se entienden, o no nos quieren entender y que a una, a veces, la creatividad puede hacerle pasar un mal rato”.

Hay cierta similitud entre la parlamentaria española y la senadora chilena, la primera es que ambas representan al mismo sector político, la derecha; las 2 tienen 38 años; su llegada al congreso es cuestionada por las influencias familiares que hubo para que así ocurriera, la española por influencia de su padre y la chilena por designación y acuerdo de su partido.

Pero lo que no es similar, entre el caso nacional y el hispano, es que para los ibéricos no hay tolerancia con los dichos de la diputada del PP, se considera impresentable que una parlamentaria se salga de sus casillas en torno a la discusión de una medida tan sensible como recortar el subsidio a la cesantía de los trabajadores españoles y se cuestiona su legitimidad y su expresión despectiva. En el caso chileno, las palabras de Ena Von Baer se festinan, y al final, de seguro, terminará en la anécdota y en el folklore de nuestra vilipendiada clase política.

La diferencia es que mientras en Europa, intentan salvar la imagen de los políticos y el establishment se rebaja dietas, sueldos y viáticos, en Chile piensan en gastar un millón de dólares para construir un nuevo comedor para los “honorables”; mientras los ciudadanos del viejo continente piden elevar el estándar de la política y el rol de los servidores públicos, la alcaldesa de Molina, acá en Chile, se asigna un subsidio para la vivienda y ayer la esposa del gobernador de Colchagua hace lo propio.

Curiosamente -y sin nada personal- tanto la senadora Von Baer, la alcaldesa de Molina, Mirtha Segura, y el gobernador de Colchagua, Eduardo Cornejo, son militantes de la UDI.

Pero más allá del partidismo, lo que se exige a la elite criolla, es que el debate sea de mejor nivel y que la consecuencia, entre lo que se dice, con lo que se hace, tenga coherencia y a la altura de las demandas ciudadanas.

 

 

(*) Es Comunicador Social y Director Ejecutivo de EPD Comunicaciones Ltda.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.