COLUMNA EPD: “Tarde o temprano…”

The Times relató con detalles que The Royal Bank of Scotland -el Banco Real de Escocia- fue sancionado con una multa de 150 millones de libras, unos $120 mil millones. Ese castigo económico se aplicó al banco, básicamente por manipular los tipos de interés interbancario. Antes fue sancionado el Banco Barclays, incluso con una suma mayor que fue una multa récord de $290 millones de libras, el doble que la anterior, también por manipular el mercado.

 

 

Por Claudio Díaz Peña (*)
cdiaz@elpatagondomingo.cl / @claudio_diazp

 

 

Usted dirá, “no me importa lo qué pasa con los bancos”…  “a mí no me afecta la crisis financiera”.

Y claro, la compleja situación que viven hoy los países más desarrollados de Europa, se ve aún a cierta distancia de en Chile, y de nuestros bolsillos.

Pero allá, en el viejo continente, la gente y, especialmente, los bancos, tienen un gran dolor de cabeza  para resolver el “déficit de caja” que acumularon por décadas.

Hace rato, que en Europa se discute prácticamente una unión bancaria, para recuperar la inversión, lo que implica profundizar la unión económica, pero también política, y ello a través del Euro. Un nuevo respiro necesario, argumentan algunos.

Se ha hablado de un “pacto de crecimiento” que movilizaría 120 mil millones de euros para “engrasar” esa desgastada maquinaria económica.

Ya se ha postulado un plazo de 6 meses para formular propuestas en este sentido, y avanzar hacia una etapa de un SupraEstado europeo, una federación pública de los países y de sus economías. Todo ello para “socorrer”, no a los ciudadanos, sino que directamente a los bancos nacionales, para que puedan seguir prestando dinero a países que han caído en desgracia económica. Mal que mal, pese a esta coyuntura, se trata de países considerados socios prósperos que simplemente están pasando por dificultades.

La decisión no ha sido fácil, sobre todo para llegar a convencer a países como Alemania. Y por eso, por estos días se ha impuesto el concepto de “solidaridad financiera”. Si, esa es la frase acuñada, una “solidaridad financiera” entre los países, que en definitiva, es entre los bancos…

¿Se imagina que si usted está en dificultades económicas y al no poder cumplir con sus compromisos financieros con el banco, apela a una “solidaridad financiera” de ese mismo banco? ¿Le parece posible?

Bueno, la semana pasada el periódico inglés The Times publicó a toda portada uno de tantos escándalos bancarios.

The Times relató con detalles que The Royal Bank of Scotland -el Banco Real de Escocia- fue sancionado con una multa de 150 millones de libras, unos $120 mil millones. Ese castigo económico se aplicó al banco, básicamente por manipular los tipos de interés interbancario. Antes fue sancionado el Banco Barclays, incluso con una suma mayor que fue una multa récord de $290 millones de libras, el doble que la anterior, también por manipular el mercado.

Para qué recordar, lo que ha venido aconteciendo en 60 años con el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como el Banco Vaticano, donde su ultimo director renunció este año tras seguirse una de las decenas de investigaciones de la justicia italiana, en que se mezclan desfalcos, estafas, muertes y negocios vinculados a la mafia y las armas. Y eso que es el banco del Papa…

¿Qué pasa en Chile?

Un ejemplo. Hace unos días, Augusto de la Torre, representante del Banco Mundial se sorprendió en un encuentro con banqueros en Santiago, al conocer que nuestro país (3,4%) más que duplicar o triplicar, supera en más de un 600% el valor promedio que se cobra en América Latina y en el resto de los continentes (entre 0,5% y 1,4%), por la administración de las cuentas corrientes.

“Les pregunté a mis investigadores por qué y no me lo pudieron explicar. Entonces estoy tratando de que (ustedes) me lo expliquen, ya que Chile se ve como un sistema bancario costoso en comparación con estándares internacionales”, dijo a los banqueros presentes, el representante del Banco Mundial.

Y es que Europa evalúa si mantener el Euro como moneda común, e incluso se ha llegado a decir que el Euro fue una equivocación, y que debería ser abandonado cuanto antes… Esto evidencia que los actores económicos, los gobiernos, la prensa y la ciudadanía aún no reparan que el estado económico crítico que viven, no es un error técnico que tenga que ver con una moneda común o una política financiera descuidada, más bien está directamente asociado a la ambición desmedida, a la corrupción moral que existe en el seno de la banca moderna, y que cada cierto tiempo sabemos se vuelve contra los propios países, contra las propias instituciones bancarias, contra el sistema y contra la gente. Tarde o temprano…

 

(*) Es Periodista y Editor de Contenidos de EPD Comunicaciones Ltda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.