COLUMNA EPD: “La Negación a Parlamentar”

Está claro, el dialogo no es para “uniformar” los puntos de vista, nadie quiere renunciar a sus convicciones, por lo demás sería lamentable, que para llegar a determinados acuerdos una de las partes deba renegar de su doctrina e ideología, sería muy extraño, que en lo estrictamente filosófico un actor social, que dice abrazar las ideas progresistas o liberales, coincida con otro, que sustenta principios conservadores e integristas.

 

Por Jorge Díaz Guzmán (*)
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

 

Llama la atención la decisión del senador Jaime Quintana (PPD) de negarse al dialogo con el oficialismo, propuesto por el presidente del Senado, Camilo Escalona (PS).

El dialogo, el intercambio de puntos de vista es lo que hace posible, desde el disenso, lograr acuerdos mínimo o máximos y llegar a un punto de la discusión, que permitan destrabar los desacuerdos, más aún, cuando se trata de temas de bien común.

De otro lado, el Senado de la República y la Cámara Baja debieran ser el símbolo del dialogo social y político entre las distintas visiones que existen para abordar los grandes temas nacionales. Por tanto, negar el dialogar, el “parlamentar” entre conglomerados o actores que piensan distinto, en el actual contexto de crispación política, no parece adecuado de parte de quienes, se supone, tienen entre sus roles establecer el acuerdo social y político del país.

Para el senador Quintana “un diálogo que simplemente permite que el gobierno termine bien su periodo, no es un diálogo que le sirve al país”.

Para Escalona, en tanto, “ lo que vale en democracia es la capacidad de convencer, de intercambiar opiniones, entregar argumentos y persuadir (…) de ese modo -dice-, se van configurando las posibilidades de llegar a acuerdos (…) La renuencia a este ejercicio democrático no es fortaleza, sino que debilidad”.

En el marco de este debate, la gente común, los ciudadanos quieren que sus líderes se pongan de acuerdo en aquellos temas que les urge y que requieren soluciones.

Está claro, el dialogo no es para “uniformar” los puntos de vista, nadie quiere renunciar a sus convicciones, por lo demás sería lamentable, que para llegar a determinados acuerdos una de las partes deba renegar de su doctrina e ideología, sería muy extraño, que en lo estrictamente filosófico un actor social, que dice abrazar las ideas progresistas o liberales, coincida con otro, que sustenta principios conservadores e integristas.

No obstante, la salida que se propone, para este entrecortado dialogo, es la que surgió desde el Partido Por la Democracia: “No es que el PPD no esté por el diálogo, sino que es un tema insuficientemente debatido al interior de la oposición y tal vez ese es uno de nuestros problemas”.

Al final, la no implementación del dialogo propuesto por el senador Escalona, se debe, según palabras del senador Quintana, a una “falta de dialogo”.

(*) Es Comunicador Social y Director Ejecutivo de EPD Comunicaciones Ltda.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.