COLUMNA EPD: “La democracia se privatizó”

En Chile, aún no se termina con la “gula privatizadora”, de hecho, estamos en plena tramitación y debate de la Ley de Pesca, donde el centro del conflicto de interés tiene que ver –precisamente- con la privatización de recursos marinos. Antes fue la privatización de empresas estatales, Codelco, las sanitarias, y mucho antes los derechos de agua, y blá blá blá

 

Por Claudio Díaz Peña (*)
cdiaz@elpatagondomingo.cl / @claudio_diazp

 

España está en Shock. Protestas y marchas volvieron con los indignados a la calle. Y es que el agresivo ajuste anunciado ayer en Madrid, es más severo que un simple “apriete de cinturón”: pretende ahorrar US$80 mil millones, a costa de menos días libres para los funcionarios públicos, eliminación de pagos de bonos extras, y aumento del IVA (18 a 21%), entre otras polémicas medidas.

Lo preocupante es que en Europa ya muchos expertos han dado cuenta que la actual crisis financiera está afectando la democracia. Todo habría surgido en la implementación de las  agresivas políticas neoliberales de privatización en los años ’80… ¿Se acuerda de los Chicago Boys?

Eran tiempos de privatizaciones masivas, desregulación y recortes en el gasto social. Los argumentos: Que el Estado era ineficiente, que las empresas públicas no eran rentables en manos del fisco, que no era rol de Estado manejar tantos servicios y funcionarios, etc., etc., etc.

Así el neoliberalismo pululó en todo el mundo. En la Gran Bretaña de Margaret Thatcher, en la Rusia de Boris Yeltsin, en la gran sueño americano de Ronald Reagan y, por cierto, en el Chile de Pinochet. Todos paradigmas del inicio que sentó las bases de lo que 30 años después, es decir, ahora, muestra sus efectos más perversos para la mayoría, por la avaricia de una minoría.

El modelito de privatización masiva de la propiedad pública incluso operó en la actual Alemania unificada, tras caída del muro en 1989, y de ahí saltó a naciones como Grecia, con los resultados de default conocidos hoy, con millones de desempleados y los escándalos financieros más grandes en la historia de Europa.

En Chile, aún no se termina con la “gula privatizadora”, de hecho, estamos en plena tramitación y debate de la Ley de Pesca, donde el centro del conflicto de interés tiene que ver –precisamente- con la privatización de recursos marinos. Antes fue la privatización de empresas estatales, Codelco, las sanitarias, y mucho antes los derechos de agua, y blá blá blá

Volviendo a Europa, el punto es que hoy no sólo sufre producto de la avaricia de la especulación, sino que es bueno saber además, que esa especulación se ha sustentado en un sistema bastante eficiente, construido a través de reformas económicas que finalmente han justificado la venta de la propiedad pública. Junto con ello, ha devenido el deterioro del nivel de vida de los ciudadanos, o sea,  desempleo, empobrecimiento social, y baja expectativa de vida …mientras tanto, emergieron nuevas oligarquías al mando de los países.

Detrás de todo, aparece una suerte deudocracia, una democracia en que el sistema financiero hipoteca al Estado, a sus instituciones, y por consecuencia la billetera de los ciudadanos.

Por eso es difícil entender que hoy en Europa o en Chile se condonen deudas de bancos y grandes empresas comerciales, mientras se deja a los ciudadanos entretenidos con un popular juego, la democracia…  Eso, mientras todo esté bien, porque en esta suerte de trapecio en que se mueve la democracia y la economía, cuando viene la crisis, el jueguito democrático se anula al máximo con el cuco de las crisis financiera. Y ahí, recién, nos damos cuenta que el picnic que está recién servido, al final quienes se lo engullen, son siempre los buitres…

 

 

(*) Es Periodista y Editor de Contenidos de EPD Comunicaciones Ltda.

©2012 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.