COLUMNA EPD: “Grandes empresas, grandes paraísos”

 

Mientras todavía estamos en Chile luchando para subir los impuestos a las empresas a un nivel que se asemeje a países desarrollados, en Europa ya se han dado cuenta que el problema es mucho más complejo o grave, pues en el viejo continente donde las empresas pagan el doble de impuestos que en Chile, éstas han encontrado fórmulas de “enjuagar” sus ganancias para evitar la alta carga impositiva del Estado.

 

 

Por Claudio Díaz Peña (*)
cdiaz@elpatagondomingo.cl / @claudio_diazp

 

Un aumento real de impuestos  a las empresas chilenas,  que permita una mayor justicia social, es uno de los temas pendientes en los gobiernos de la Concertación y también en éste.

Sin embargo, hoy la ex Presidenta Michelle Bachelet puso nuevamente en el temario nacional estas 2 palabras: Reforma Tributaria, concepto que aterroriza a la mayor parte del gran empresariado nacional, y a sectores políticos afines.

Tanto, que el año pasado la propia Concertación rechazó en el Senado la propuesta de reforma tributaria presentada por el gobierno, pero, fundamentalmente, por considerarla insuficiente para resolver el financiamiento de una “educación de calidad”, la misma que demandaban los estudiantes movilizados.

Y claro, no se trataba de presentar cualquier proyecto con nombre de “Reforma Tributaria” para ser aprobada, la posición del gobierno incluía brindar rebajas tributarias para favorecer a los sectores de más altos ingresos, así como un buena tajada de beneficios a la educación particular, en desmedro de la educación pública. De ahí el rechazo de los senadores opositores.

Pero mientras todavía estamos en Chile luchando para subir los impuestos a las empresas a un nivel que se asemeje a países desarrollados, en Europa ya se han dado cuenta que el problema es mucho más complejo o grave, pues en el viejo continente donde las empresas pagan el doble de impuestos que en Chile, éstas han encontrado fórmulas de “enjuagar” sus ganancias para evitar la alta carga impositiva del Estado.

De hecho, la semana pasada estalló un nuevo escándalo de los “paraísos fiscales” en la Unión Europea (UE), ahora de la mano de una investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

En lo esencial, se dieron a conocer los mecanismos de evasión fiscal de “alto nivel”, incluyendo nombres de varias decenas de miles de empresas, y billonarios que lo utilizan permanentemente en toda Europa. Algo que opera a lo menos 30 años, con el soporte de los llamados “paraísos fiscales”, es decir, naciones donde básicamente hay regímenes impositivos de exención y una transparencia bastante “grisácea” sobre la información bancaria.

El fondo del asunto es la masiva fuga de capitales que literalmente se escapan de la billetera del Estado, lo que afecta el crecimiento de esos países donde se genera la riqueza, pero donde luego las empresas evaden los impuestos. Se ha estimado que sin “paraísos fiscales”, sólo los países de la Unión Europea podrían recaudar anualmente hasta un billón de euros más, pero es algo que las multinacionales se encargan de evitar.

En Chile, aún no llegamos a acercarnos o a pronunciarnos siquiera aún sobre estos temas, estamos en una lucha básica para elevar los bajos impuestos que la ley obliga pagar a las grandes empresas. Por ahora, Bachelet está dispuesta a modificar los impuestos de llegar a la presidencia, habrá que ver qué reforma propone, quiénes estarán dispuestos a aprobarla, y quienes estarán dispuestos a evadirla…

 

(*) Es Periodista y Editor de Contenidos de EPD Comunicaciones Ltda.

©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.