COLUMNA EPD: “El gobierno que queda…”

Se cumplen 3 años de un gobierno, que no logra sintonizar con las grandes mayorías, por más esfuerzos que haga, incluso rayando en el populismo, con medidas muchas veces en la dirección contraria de su ideario, al punto de ser catalogado, por sus propios partidarios, como el quinto gobierno e la Concertación.

 

 

Por Jorge Díaz Guzmán (*)
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl / @JdiazguzmanCom

Se cumplieron 3 años de la actual administración, que no ha estado exenta de complicaciones políticas. El actual gobierno asumió con la impronta, que quiso darle un presidente acostumbrado a administrar y a relacionarse gerencialmente con el poder, tanto así, que su primer gabinete fue nombrado por él, sin la aplicación del clásico cuoteo, que caracteriza a los gobiernos de coalición.

El desperfilamiento fue temprano, casi desde un principio, por el enojo de los coroneles del gremialismo y por la pataleta de los históricos del liberalismo, llegando a decir, que el gobierno era de Sebastián Piñera y que no tenía  el perfil político de la centroderecha, eso que había marcado la diferencia en  la campaña que derrotó a la Concertación.

 Al poco andar, las críticas se agudizaron y Piñera comenzó a recibir “fuego amigo”, desde que era  “un gobierno que no tenía relato”, como dijo el entonces diputado Pablo Longueira desde la UDI, hasta era gobierno que le faltaba calle, como acusó Manuel Ossandón, de RN. Es decir, la derecha decía, que había un gobierno, que no tenía discurso ni contacto con la ciudadanía.

El presidente se dio cuenta que no podía gobernar sólo y que la historia vivida por Jorge Alessandri hace 50 años, él no podía repetirla, es así  como integró a su gabinete a ministros con tonelaje político, y aparecieron en escena, Pablo Longueira, Andrés Chadwick, Evelyn Matthei y  Andrés Allamand, quienes al poco tiempo, se convirtieron en las figuras del gobierno.

Para el Presidente Piñera, no obstante, los buenos resultados macro-económicos, el avance en políticas públicas destinadas a los sectores más rezagados de la sociedad, los avances en normas destinadas a terminar con la discriminación social y con una política exterior, que pudo revertir el prejuicio político, que se sentía en los foros mundiales, las encuestas evidenciaban  un problema, en su relación con la ciudadanía y con los grupos sociales que reclaman modificaciones más estructurales en áreas sensibles, como la educación, salud y previsión.

Pero más allá de las diferencias políticas, que siempre han existido en nuestro país, entre la derecha, el centro y la izquierda, el actual gobierno no ha podido solucionar un problema de piel, no logra tener feeling con gran parte de la ciudadanía.

La administración de la Alianza no ha logrado generar “afecto social”, entre el gobierno y los gobernados; no logra superar la imagen negativa, que tiene un gran sector del país, respecto de la derecha chilena.

El Presidente Piñera, no obstante estar lejos del conservadurismo integrista de la derecha más clásica, carga con su mochila conservadora; Piñera, que votó NO el 88’, que condenó los atropellos de los derechos humanos, arrastra las huellas de la dictadura;  y su relación con el mundo empresarial, lo vincula con la imposibilidad, que tenemos como sociedad, para superar la equidad social.

Se cumplen 3 años de un gobierno, que no logra sintonizar con las grandes mayorías, por más esfuerzos que haga, incluso rayando en el populismo, con medidas muchas veces en la dirección contraria de su ideario, al punto de ser catalogado, por sus propios partidarios, como el quinto gobierno e la Concertación.

El desafío de Piñera este 2013, es poner el sello de la centroderecha a su gestión y proyectar su gobierno en la figura de sus delfines, que a pocos meses de  campaña presidencial, tampoco logran superar las contradicciones de la derecha chilena. 

(*) Es Comunicador Social y Director Ejecutivo de EPD Comunicaciones Ltda.

©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.