COLUMNA EPD: «Conectando discurso y realidad…»

La conectividad se ha convertido más en un discurso público, de gobiernos, parlamentarios y hasta de los propios ciudadanos, discurso que se retoma con ahínco cada cierto tiempo, alcanzándose a plasmar sólo en nuestras mentes de lo que nos gustaría  que ocurriera para las vacaciones, eso de “salir de Aysén” por carretera continua hacia Chile, o sea a Puerto Montt, algo que se ha prometido incesantemente con distintos plazos, todos corridos, y con grandes letras en gobiernos como el de Lagos, Bachelet y Piñera. Lograr esa realidad es otra cosa.

 

Por Claudio Díaz Peña (*)
cdiaz@elpatagondomingo.cl / @claudio_diazp

 

Ya lo sabemos, uno de los indicadores de desarrollo y calidad  de vida en una ciudad es el transporte.

Es evidente que en ese tema Aysén como región ha avanzado en los últimos años, pero también es una realidad que todo lo que se ha hecho aun parece resultar insuficiente, pues es un desarrollo que históricamente ha ido más lento que lo necesario.

Los trabajos de penetración de sendas y caminos de bajo estándar, que impulsó con fuerza el general Pinochet durante su periodo de dictadura, es aun recordado como un avance de alto impacto, al comparar lo que había  a mediados de los años 70 y lo que dejó esa gestión fundamentalmente del cuerpo militar del trabajo, a fines de los ’80.

Hoy con más de 2 décadas de  democracia, con la Concertación de por medio y un gobierno de la Alianza, la pavimentación de las carreteras es aún un sueño hacia el sector sur de la Región de Aysén, y solo para alcanzar una conectividad de estándar simplemente nacional , es decir, igual que en el resto de las regiones del país.

La conectividad se ha convertido más en un discurso público, de gobiernos, parlamentarios y hasta de los propios ciudadanos, discurso que se retoma con ahínco cada cierto tiempo, alcanzándose a plasmar sólo en nuestras mentes de lo que nos gustaría  que ocurriera para las vacaciones, eso de “salir de Aysen” por carretera continua hacia Chile, o sea a Puerto Montt, algo que se ha prometido incesantemente con distintos plazos, todos corridos, y con grandes letras en gobiernos como el de Lagos, Bachelet y Piñera. Lograr esa realidad es otra cosa.

Sin embargo, por contrapartida en Coyhaique, la ciudad capital regional, la ironía es que vivimos una hiperconectividad atestada de vehículos, con calles pequeñas y diseños de transito con muy poco espacio para resolver situaciones de congestión, horas punta, falta de estacionamiento, o racionalidad en el uso del vehículo particular.

Súmele hoyos históricos, casi  nulo fomento al transporte colectivo, ruido incesante, densidad poblacional y accidentes recurrentes, y la ciudad ya es un monstruito que tiene una situación critica constante, por consiguiente, la calidad de vida se va a donde usted ya sabe…

Lo concreto es que la  conectividad regional que tanto se celebra, es en esta parte de la Patagonia chilena una tarea incompleta. Es tema. Y mientras siga siéndolo, nos seguirá pesando eso de “salir de Aysén” frase que de alguna manera refleja que tenemos que “salir”, como marcando inconscientemente que estamos acorralados, atrapados, por mar, fiordos y montañas, cual prisioneros de una conectividad real, ya que claro se puede salir vía aérea o marítima, o por Argentina, pero… ¿a qué precio?

El principio de este camino es entender que a diario, usted y yo, todos tomamos decisiones personales de transporte, de andar a pie, en bicicleta, en auto, micro, colectivo, taxi o barcaza, pero lo relevante es que las autoridades corrijan, incentiven y resuelvan las mejores opciones para los habitantes, considerando los costos y beneficios según cada alternativa, para que esas decisiones individuales sean de óptimo resultado social y no se necesite ser millonario para moverse por Aysén y por Chile…

 

(*) Es Periodista y Editor de Contenidos de EPD Comunicaciones Ltda.

©2013 Todos los Derechos Reservados El Patagón Domingo Ltda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.