COLUMNA EPD: “Cómo pasar del goteo al chorreo”

Cuando se revisan los indicadores económicos de Chile, pareciera ser que estamos en el momento propicio para revisar, de una vez por todas, cómo se reparte mejor la riqueza, cómo se reorganiza la sociedad y cómo mejoramos los estándares institucionales.

 

 

Por Jorge Díaz Guzmán (*)
jdiazguzman@elpatagondomingo.cl

 

Hoy los estudiantes nuevamente marcharon para reclamar el fin al lucro en la educación superior y demandar gratuidad, por otro lado, intelectuales han puesto nuevamente en el debate el término del IVA a los libros, y hoy el ex Presidente Lagos, en una entrevista a radio Cooperativa, entre otros cosas, señaló que “en nuestros países todos quisiéramos vivir como los europeos, pero no pagar los impuestos que se aplican en el viejo mundo“.

Revisando la carga tributaria en los países más desarrollados, se puede constatar que el impuesto a las personas llega a  casi el 60% en Dinamarca, Suecia y Bélgica, en tanto, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el más alto, llega al 25% también en los países nórdicos y bajos, que son justamente los que no han tenido los problemas financieros de la vieja Europa Central.

Nuestro país, por su parte, discute si se aplica una tasa en torno al 20% a las empresas, y respecto al IVA hay consenso que se debe mantener; y claro con esa recaudación de tributos, la inversión y el gasto fiscal, no son lo suficiente para que el Estado se haga cargo de las demandas ciudadanas, como gratuidad en la Educación, mejor Salud y acceso a beneficios sociales que los nórdicos disfrutan.

¿Cómo hacer entonces, para que vivamos mejor, si no hay consenso en que para ello se requiere una mayor recaudación fiscal? Los economistas de la actual administración, se la juegan porque sea a través de  la vía del crecimiento económico, es decir, por el chorreo, lo que rebasa de las grandes utilidades llegue al grueso de la población y está claro que en Chile, más que chorreo es un  goteo.

Cuando se revisan los indicadores económicos de Chile, pareciera ser que estamos en el momento propicio para revisar, de una vez por todas, cómo se reparte mejor la riqueza, cómo se reorganiza la sociedad y cómo mejoramos los estándares institucionales.

No es casualidad que el debate que hoy ponen los jóvenes, tenga que ver con  la Educación, el Medioambiente y la calidad de la democracia. Atrás quedaron  los esloganes de “pan, techo y abrigo”, eso en gran parte están superados, y como en la vieja Europa en su tiempo, ahora también discutimos sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, de las políticas migratorias, para determinar cuánto de nuestros vecinos permitimos que se incorporen a la fuerza laboral del país y sobre el voto en el extranjero, entre otros temas valóricos, propios de un país emergente.

Entonces, la conclusión pareciera ser, como muchos ya lo han dicho, que hay un conjunto de normas que rigen nuestra vida institucional, que se deberían revisar y mejorar,  de ahí que hoy, se plantee una reforma tributaria efectiva, una mayor transparencia en el mundo de los negocios y  la política y mismo tiempo los líderes sociales, cada día con más fuerza, señalan que es urgente cambiar nuestra carta fundamental; sólo falta que la elite del poder, se dé cuenta.

 

 

(*) Es Comunicador Social y Director Ejecutivo de EPD Comunicaciones Ltda.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.